REPORTAJE FOTOGRAFICO

Memoria del saqueo eléctrico

Una de las causas de la caída del FCS en 2011, fue la grave crisis de los servicios públicos. Hipócritamente ahora Marita Colombo insiste en mostrarse preocupada por la deuda que genera con CAMMESA los generadores de electricidad que se instalaron desde 2009 para paliar una crisis derivada de 20 años de desinversión en el sistema. El mejor ejemplo de cómo entregó el servicio eléctrico el FCS es la central hidroeléctrica de Ampajango, que ahora mostramos.

Memoria del saqueo eléctrico

saqueo

La Central Hidroeléctrica de Ampajango, emplazada en la localidad homónima, en Santa María, comenzó a funcionar en la década del ’40, generaba 4MW con la fuerza del agua de deshielo de las montañas cercanas. Es decir, producía energía limpia y barata.

Cuando el FCS privatizo el servicio eléctrico y lo transfirió al grupo Taselli, la central de Ampajango funcionaba perfectamente, manejada por operarios de la ex DECA.

La central dejo de funcionar cuando todo el sistema de Santa María se conectó al sistema de interconectado nacional.

A partir de ese momento la Central de Ampajango fue desmantelada completamente, sus equipos más importantes retirados y vendidos, y el predio abandonado para que el vandalismo hiciera el resto.

Las fotos que acompañan estas líneas muestran el estado actual del predio.

Paradójicamente, la ciudad de Santa María, atraviesa actualmente una crisis energética, derivada del crecimiento del consumo y del pésimo estado de la línea 13,2 KV que provee electricidad al departamento, que pierde en su trayecto cerca de un 40% de la energía que transporta (la línea fue construida en los ’90 con cables muy fino, de 25mm2 y llapado).

Para paliar la situación crítica de Santa María, la EC SAPEM instalo dos generadores de energía y construyó en una semana una línea nueva, con un horizonte de carga de 20 años, que es la que lleva la energía desde el predio donde se instalaron los equipos generadores, en las afueras de la ciudad, hasta Santa María y San José.

Los dos generadores producen a un costo considerable, en total, 2 MW (1 cada uno). Si la Central de Ampajango funcionara produciría 4MW, a un costo insignificante.

Es el mejor ejemplo del estado en que el gobierno kirchnerista recibió el servicio eléctrico. Pero hipócritamente ahora Marita Colombo insiste en mostrarse preocupada por la deuda que genera con CAMMESA los generadores de electricidad que se instalaron desde 2009 para paliar una crisis derivada de 20 años de desinversión en el sistema eléctrico provincial. Increíble, lo del FCS, y lo de Marita Colombo ni hablar.

Mejor veamos las fotos de la Central de Ampajango y analicemos.

Comentarios