La Iglesia San Francisco de Asís cambia la apariencia

Andalgalá © El pasado 13 de agosto un grupo de feligreses y el ministro de Gobierno Rubén Dusso recorrieron el templo de Andalgalá que se encuentra clausurado desde febrero de 2011.

En esa recorrida se notó un templo mucho mejor de lo que lo imaginamos. A casi dos meses de aquella visita es oportuno de hacer algunas consideraciones.

Tal vez la más importante es que el templo ya está cimentado o "cosido", obra que financiada por la Nación, se ejecutó a través de la provincia, ya está concluida. Resta una etapa de "vestirla" que consiste en detalles de algún sector menor del piso que le falta uno que otro mosaico y una rasgadura no muy significativa en otro sector del piso también.

En paredes están bien y se requiere pintura por los desagües que en días de lluvia mancharon algunos sectores. En cuanto al techo son pocos los cuadrados de cielorraso que están rotos.

Según lo que se informó, los fondos para ese trabajo estarían incluidos en el presupuesto 2018. El ministro Dusso fue sincero en informar que las prioridades en cuanto a mejoras de templos las marca el Obispo. Que la planimetría de los trabajos para esta segunda parte está concluida y se informa a los vecinos o a la Comisión Parroquial que el templo  puede visitarlo cuando deseen.

El estado de la Iglesia sin ser utilizada no es para nada beneficiosa para los bancos, y elementos que se usan para preservar las imágenes, cortinas, elementos de ornamentación para los rituales, en general, todo lo del templo sufre un deterioro por el polvillo que dejó la albañilería de la construcción y agrava el estado de éstos la muy dañina permanencia de muchas palomas que dejan sus excrementos en este histórico mobiliario.

¿Qué se puede hacer mientras tanto esto se concluye?

Las palomas deberían ser erradicadas totalmente del templo porque se transformaron en una plaga urbana. Se debería atraparlas con tramperas y radicarlas en palomares donde se las puede controlar con anticonceptivos en el alimento.

Para ello se podría pedir que la Municipalidad aporte el veterinario que se aboque a este tratamiento. La paloma no sólo produce estragos en la agricultura, sino también daños en los edificios, esculturas, monumentos, fuentes, plazas y parques.

La materia orgánica de sus desechos es altamente corrosiva por el ácido úrico, lo que actúa produciendo perjuicios estructurales y oxidaciones. Además, sus heces obstruyen canaletas, desagües y contaminan los tanques de agua, también pueden transmitir enfermedades como la histoplasmosis pulmonar, la criptococosis, salmonelosis y la psitacosis, que se trasmiten por contacto directo, o al secarse las heces y ser transportadas por el aire, la gente puede inhalar un polvo microscópico que es suficiente para provocar trastornos y producir el contagio.

Con respecto al cercado perimetral que tiene hoy una estructura rígida puesta por la empresa que realizó la primera etapa, originariamente se puso para que las vibraciones de vehículos no dañen la inclinación de la fachada, pero hoy esa situación está superada, tampoco hay empleados que manejen herramientas.

Sólo sirve hoy como un obstáculo a peatones y un estado de peremne mugre, absolutamente antiestético.

1
1

Valorar esta noticia

75% Satisfacción
0% Esperanza
25% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios