Chance de Viatri por el karma que dejó la salida de Benedetto

'No necesitaba irme de Boca, sino cumplir un sueño'. Darío Benedetto dejó una marca en Boca, más allá de que su salida fue entre sombras y no pudo conseguir el sueño de su vida: la Copa Libertadores. Descartada la llegada del peruano Paolo Guerrero, hoy se le abre una nueva oportunidad a Lucas Viatri.
martes, 14 de enero de 2020 10:44
martes, 14 de enero de 2020 10:44

De 29 años, hoy se destaca en Marsella, en la liga de Francia, en donde marcó 7 goles en 18 encuentros. Una aceptable cifra, si se tiene en cuenta el lógico tiempo de adaptación, convivencia y el aprendizaje del idioma.

En el equipo xeneize, en dos temporadas y media, anotó 45 tantos en 76 encuentros -dos de ellos, en las finales con River, en el histórico 2018- y siempre estuvo en el centro de la escena por sus buenos desempeños, más allá de algunas polémicas.

A Wanchope Ábila lo atormentan los inconvenientes físicos. Mauro Zárate ofreció su clase en pequeños recortes y no siente esa posición. Carlos Tevez lucha contra el olvido, pero cada día debe jugar más atrás, casi al lado del número 5. Franco Soldano llegó para ser utilizado como improvisado número 8 por Gustavo Alfaro, en el 0-0 doméstico frente a River en el Monumental. Jan Hurtado tiene condiciones, pero es joven para esa responsabilidad. Paolo Guerrero era una alternativa -confianza, experiencia, gol-, pero el contrato con Inter, de Porto Alegre, fue un problema sin solución. No le sobran los dólares a los clubes argentinos.

Miguel Russo, el nuevo entrenador, conoce el pasado y sabe los desafíos que tiene a futuro. En el tramo decisivo de la última Libertadores, Boca sufrió la falta de "un Benedetto", esa clase de jugadores que resuelven el acertijo con el toque final.

Ábila trabajó ayer de modo diferenciado y podría sumarse hoy al grupo, en la pretemporada que Boca realiza en el predio de Ezeiza. Es posible que el delantero pueda estar en el segundo amistoso de esta semana, el próximo domingo ante Athletico Paranaense, en el estadio Bicenteneario de San Juan.

Wanchope había salido del entrenamiento matutino el viernes pasado con un esguince en el tobillo derecho, con dolor sobre el ligamento anterior, y se movió aparte junto con el juvenil Agustín Almendra, quien padece una sobrecarga muscular en la rodilla derecha.

Ábila es uno de los 9 con que cuenta Russo, posición en la que Boca procura contar con un refuerzo más, según lo conversado entre el técnico, el presidente Jorge Ameal y Juan Román Riquelme, vicepresidente segundo y a cargo de todo el fútbol de la institución. Y, en esa aventura, surgió un viejo conocido: Lucas Viatri.

A los 32 años, Viatri vuelve a estar en la órbita xeneize. De muy buena relación con Riquelme, tiene la experiencia de haber vestido esa camiseta, como Pol Fernández, que está a punto de firmar y Andrés Cubas, volante de Talleres.

Con el pase en su poder, Viatri fue ofrecido en Colo Colo y pudo ser de San Lorenzo. Su último paso fue en Peñarol, donde marcó goles clave y se ganó el afecto de los hinchas, que no querían que se marchara. En el Apertura 2019, Viatri marcó cuatro goles en 17 encuentros. Actuó durante tres temporadas en el fútbol uruguayo, luego de jugar en Estudiantes y Banfield.

Viatri surgió de las inferiores de Boca. Estuvo en la Ribera hasta junio del 2013, cuando partió a Chiapas, de México. Y fue parte de tres títulos domésticos con Boca: Apertura 2008, Apertura 2011 y Copa Argentina 2012. Una posibilidad, entre el vacío de gol.