Destruyeron más de 600 kilos de limones para prevenir el HLB

El Senasa destruyó en Formosa más de 600 kilos de limones para prevenir la propagación de la huanglongbing (HLB).

El HLB es una enfermedad más destructiva que afecta a los cítricos, que por ahora no tiene cura y que se viene expandiendo en distintas zonas del mundo a un ritmo preocupante.

La mercadería, que era transportada sin el Documento de Tránsito Vegetal electrónico (DTV-e) que da cuenta de su origen, fue decomisada en un operativo de rutina en la localidad formoseña de Lucio V. Mansilla, en el límite con la provincia del Chaco. Según el camionero que los transportaba, los limones tenían como destino a la ciudad santafesina de Rosario.

Ante la falta de documentación y en el marco de las acciones de prevención del huanglongbing que buscan proteger la citricultura del NEA y preservar el estado fitosanitario del país, el Senasa dispuso la destrucción de la mercadería en el vaciadero municipal de Formosa.

Durante la misma jornada de inspección, en el mencionado puesto se controlaron treinta y dos (32) vehículos y se labraron dos (2) actas de constatación de infracciones, una por falta de rotulado de cajones de bananas y otra por falta de DTV-e en el traslado de frutas frescas cítricas.

Qué es el HLB

El huanglongbing (HLB) es considerado como la enfermedad más destructiva de los cítricos. Fue detectado originalmente en China pero se expandió por la mayoría de los países citrícolas de Asia, África y América y en los últimos años muestra un avance preocupante sobre todo el continente americano.

El HLB se propaga rápidamente y puede afectar a todas las variedades cítricas comerciales. Hasta el momento, no se conocen métodos efectivos para su control.

En cuanto a los síntomas en las plantas, esta enfermedad de los cítricos provoca deformaciones, reducción de tamaño y manchas verdes en las cáscaras, que además pueden ser más espesas; un aumento de la acidez y disminución de jugo en el fruto; semillas malformadas (abortadas) y oscuras; manchas irregulares verde claras o amarrillentas en las hojas; defoliación en las ramas y caídas prematuras de los frutos.

Todos los síntomas -aclara la página de información de la Secretaría de Agricultura, pueden variar de acuerdo a la variedad y la edad de la planta (se observan mejor en árboles jóvenes que en los más desarrollados) y según la época del año (son más evidentes en otoño e invierno).

Aunque se trata de una enfermedad complicadísima para la citricultura, el HLB no afecta la salud humana.

1
0

Valorar esta noticia

0% Satisfacción
0% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
0% Incertidumbre
0% Indiferencia
Comentarios