Se acrecientan las asimetrías entre el norte y el centro del país

Los datos oficiales le dan sustento al reclamo de una reparación histórica que reclaman la mayoría de las provincias del Norte Grande (NEA-NOA) a los gobiernos nacionales de turno.
viernes, 19 de junio de 2020 12:05
viernes, 19 de junio de 2020 12:05

Es cada vez más profunda la brecha entre el costo de vida de las familias del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y el de las familias que habitan las provincias del NEA-NOA, que deben convivir con precios más altos e ingresos deprimidos.

La Encuesta Nacional de Gastos de Hogares revela otro dato que marca la diferencia entre el “centro y la periferia”. Los ingresos del NEA son 40,5% más bajos que el promedio del país y es la brecha más amplia entre regiones. Al mismo tiempo, un misionero debe destinar el 30,3% de sus ingresos -que son más bajos, a una canasta más cara- a la alimentación, mientras que en la región pampeana, los ingresos están 3,9% por encima del promedio país y apenas el 22,8% es necesario para cubrir la canasta alimentaria.

La situación es mejor aún en la Patagonia, donde los ingresos están 26,8% por encima del promedio y solo se necesita el 20,6% para cubrir la canasta alimentaria.

Quienes residen en la Patagonia perciben un ingreso total individual (ITI) por encima del promedio nacional (37,1% superior), mientras que los perceptores del Norte Grande (NEA-NOA) y Cuyo tienen ingresos individuales entre un 35,3% y un 16,5% por debajo. Los perceptores que residen en el GBA y la región Pampeana obtienen, en promedio, un ingreso levemente superior al del promedio nacional.

Los hogares del NEA también muestran un promedio de integrantes menores de 14 años por hogar por encima del promedio del país, mientras que Cuyo tiene un promedio mayor de miembros adultos de 65 años y más.

Cada uno de los conjuntos regionales de ocupados presenta características propias. En el caso de los trabajadores en relación de dependencia, el 35,6% no se encuentra registrado, es decir que no goza de los beneficios de la seguridad social. Dentro del país conviven regiones con escenarios muy dispares: en el NEA y NOA cerca de la mitad de los asalariados son no registrados -46,5% y 41,8%, respectivamente-, mientras que en la Patagonia esta proporción se reduce a un cuarto de quienes trabajan en relación de dependencia -25,3% del total de asalariados-.

La asimetría también es profunda por nivel de ingresos. El quintil más rico, destina el 15,7% de sus ingresos a alimentos y bebidas no alcohólicas y el de los menores ingresos, el 34,5%.

En la misma línea, los datos oficiales ratifican que las mujeres ganan en promedio 26% menos que los varones y los no calificados, 76% menos que los profesionales.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios