La CGP promueve medidas para garantizar la provisión de carne

La Confederación General de la Producción de la República Argentina (CGP) propone que “se declare de interés público a la provisión y el acceso al consumo de alimentos saludables”, para contrarrestar las amenazas de desabastecimiento de carne promovidas desde sectores ruralistas, como reacción a la suspensión por 30 días de la exportación de carne bovina hasta el 19 de junio próximo, dispuesta por el Gobierno Nacional.
sábado, 29 de mayo de 2021 13:02
sábado, 29 de mayo de 2021 13:02

La medida oficial, como se sabe, procura “estabilizar los precios de la carne en el mercado interno”, ante los desmedidos incrementos del producto, por privilegiar las exportaciones en desmedro del consumo nacional.

“El derecho a la alimentación es un derecho humano consagrado en la Constitución Nacional..., y “comprende los derechos a la protección contra el hambre, a una alimentación suficiente y saludable”, remarca la CGP, que es una organización de tercer grado que agrupa federaciones económicas y de productores agrícolas, forestales, ganaderos y pesqueros, asociaciones, cámaras, sociedades rurales y cooperativas agropecuarias de todo el país.

Esta entidad es presidida por Víctor Roberto Repetto, de la Federación Económica de Santa Fe, e integrada, entre otros, como secretario, por el Ing. David Selser, en representación de la Confederación General Económica de la Ciudad de Buenos Aires y Conurbano Bonaerense (CGE Metropolitana). Selser, como se sabe, fue ministro de Producción de la provincia de Catamarca.

Para asegurar la provisión de carne a todos los argentinos, la CGP promueve “una ley que facilite la adquisición de insumos para la producción con el objetivo verificable de aumentar los volúmenes de carne hacia los mercados local y exterior…, la creación de una Agencia Federal de Alimentos…, y el fortalecimiento institucional de los organismos de control para evitar el fraude fiscal”, entre otros objetivos.

El que sigue es el documento difundido en esta semana por la CGP.

“DE LA PERIFERIA AL CENTRO”

“La decisión de suspender la exportación de carnes por treinta días ha colocado definitivamente en el primer renglón de la agenda política a la cuestión de los precios internos de los alimentos.

Se llega a este punto no por la casualidad de una coyuntura, sino por la conjunción de factores que derivan de la contradicción aún no resuelta entre dos modelos de sociedad en pugna.

No es este el espacio para abundar en descripciones extendidas, pero si no abrimos el ángulo de observación en perspectiva histórica caeríamos en el error de perdernos entre las ramas de un árbol cuando lo cierto es que debemos observar el bosque.

La confrontación argentina, común a las naciones de la Patria Grande ideada por nuestros padres fundadores, coloca en una mano al estado oligárquico y en la otra al estado popular.

Esa tensión fue exhibiendo diversas fases, en las que alternaron gobiernos que favorecieron las alianzas sociales y productivas articuladas por el estado con gobiernos en los que se privilegió el negocio financiero y la concentración del capital.

Una de las claves de aquella contradicción fue superada como consecuencia de los efectos de la gigantesca catástrofe global que trajo la pandemia del coronavirus: hoy existe unanimidad acerca del rol del estado en el desarrollo y la prosperidad de los países. Las actuales asimetrías entre regiones ricas y regiones pobres son el resultado de la ausencia del estado o de su incapacidad para hacer cumplir las leyes que dicta.

Es así que debemos abordar el tema de la carne teniendo en cuenta la lección que nos acerca nuestra experiencia como nación. Sobre esa base, entendemos que ha llegado la hora de revertir aquella dinámica de avances y retrocesos y reconstruir la comunidad organizada a partir de una idea rectora: la promoción del desarrollo con equidad será desde la periferia hacia el centro.

El derecho a la alimentación es un derecho humano consagrado en la Constitución Nacional. Comprende los derechos a la protección contra el hambre, a una alimentación suficiente y saludable. Incluye también las nociones de seguridad y soberanía alimentarias, paradigmas basados en la potestad de los pueblos y países a decidir en materia de producción, elaboración y consumo de alimentos.

En la otra punta de la cadena están los productores. Los de menor escala, los medianos y los grandes.

No son las familias, en particular las que hoy constituyen el segmento de pobreza e indigencia, ni los productores los que poseen las herramientas para que los precios internos de la carne sean accesibles y, a la vez, funcionen como estímulo para aumentar la producción.

El problema es multicausal y obedece a factores externos y domésticos. Su resolución no se agota en una medida puntual; tampoco en el corto plazo.

Uno de las finalidades de la Confederación General de la Producción de la República Argentina (CGP) es proponer medidas de políticas públicas destinadas a la mejora integral del sector agropecuario en el marco de los intereses generales de la Nación. Por ello, de la diversidad y la pluralidad derepresentaciones que han confluido en la actual composición de la conducción de la CGP ha surgido una propuesta central.

La CGP propone que se declare de interés público a la provisión y el acceso al consumo de alimentos saludables. Una ley dictada en el Congreso de la Nación es la vía normativa adecuada, que habrá de contener los siguientes dispositivos: a) la asignación de partidas presupuestarias para facilitar la adquisición de insumos para la producción con el objetivo verificable de aumentar los volúmenes de carne disponibles para los mercados local y exterior; b) la creación de una Agencia Federal de Alimentos, con presencia de las 23 provincias y la CABA, que reúna toda la información necesaria para definir y garantizar la más eficiente estrategia de distribución y suministro de las cuatro comidas diarias a toda la población, con el concurso de las reparticiones que, en los diversos estamentos, ya realizan tareas dirigidas a ese fin; c) el fortalecimiento institucional de los organismos de control sanitario y de recaudación para asegurar la trazabilidad de la mercadería desde la tranquera hasta destino y el eficaz combate del fraude fiscal.

Es obligación ciudadana impostergable llenar la mesa de nuestros compatriotas con variedad de alimentos sanos tanto como propiciar el aporte de divisas a la economía”.

CABA, 27 de mayo de 2021

14