Salud mental y pandemia: ¿Cuál es el costo emocional?

La frustración, el miedo, la ansiedad, el agotamiento mental están generando un aumento de consultas psicológicas en nuestra provincia.
jueves, 10 de junio de 2021 08:25
jueves, 10 de junio de 2021 08:25

La Lic. Natalia Salerno, psicóloga del servicio de Salud Universitaria analizó cómo el actual contexto de pandemia repercute en la salud emocional y la vida cotidiana de las personas.   “Estamos viviendo momentos de mucha incertidumbre y vulnerabilidad. Las medidas de aislamiento continúan, el número de casos aumenta y con esto crece el temor al contagio, a los efectos de la enfermedad, las preocupaciones económicas se hacen más evidentes y algunas personas están atravesando momentos de mucho dolor por pérdidas afectivas”, expresó la Especialista.

“En cada etapa de la vida el paso del COVID seguro tendrá un costo emocional diferente, lo que es común a todas las etapas son los duelos que se viven cotidianamente y sus distintos matices, por ejemplo: de rutinas que ya no podemos tener, niños que ya no asisten a la escuela, planes que no pudimos concretar, costumbres que tuvimos que dejar de lado, personas que ya no podemos ver, aulas universitarias a las que no asistimos, etc.  La pandemia como toda situación disruptiva y de crisis tiene una carga emocional que impacta en la vida de las personas. Somos seres relacionales por naturaleza, por lo tanto, este distanciamiento social, donde se ha perdido el contacto con otros significativos, con abrazos, con presencias; en ocasiones ha generado sentimientos de soledad muy intensos”, agregó.

Frente a este contexto las consultas psicológicas han aumentado considerablemente. “Lo que más escuchamos en el consultorio es: tristeza, miedo, ansiedad, enojo, cansancio, agobio, dificultades en la convivencia. En este momento la frustración es una emoción que aparece con mucha frecuencia y que tiene que ver con el esfuerzo que durante mucho tiempo vienen sosteniendo las personas, los resultados que no llegan, y esto interfiere en el bienestar emocional”.

Finalmente, comentó que la OMS ya propuso el concepto de fatiga pandémica para referirse a este agotamiento mental y abatimiento causado por la emergencia sanitaria y las medidas. “Hay muchos aspectos que no podemos controlar, pero sí podemos encontrar algunas ideas como facilitadoras del cambio y, por lo tanto, nos ayuden a atravesar mejor este escenario”:

•Evitar la sobreinformación, regular y seleccionar la información; ésta a veces es distorsionada y genera más ansiedad.

•Poner en funcionamiento la creatividad y enfocarnos en lo que podremos hacer cuando ésta situación termine.

•Realizar actividades como gym, meditación o relajación muscular, yoga, etc.; que disminuyan los niveles de estrés.

•Conectar con los VÍNCULOS que te hacen bien (aunque estén de manera virtual). El amor de los demás nos sostienen y fortalecen nuestra AUTOESTIMA.

•No minimizar el riesgo. Abandonar el miedo absoluto que paraliza, y reemplazarlo por acciones que lleven al cuidado de sí mismo y del otro.

•Reconocer y aceptar todas las emociones. Comprender-se y comprender que vamos a pasar por distintos estados emocionales. Registrarlos te ayudará a poner en funcionamiento acciones de AUTOCUIDADO.

•Confiar en que esto pasará. Donde el individualismo dará lugar a la solidaridad, se revalorizarán los vínculos y aprenderemos algunas de las habilidades más maravillosas que la vida tiene para enseñarnos: la EMPATÍA y la capacidad de adaptarnos al cambio y salir fortalecidos (RESILIENCIA).

 

 

0%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
50%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios