Ex gobernador protagoniza escándalo y termina siendo echado

Para demostrar que los hombres del FCS nunca fueron mejores que los del saadismo, ellos también mostraron la hilacha en un lugar público.

Ex gobernador protagoniza escándalo y termina siendo echado

Mott-Castillo

Hugo Mott, el ex gobernador que ahora milita activamente en el Frente Cívico y Social de Oscar Castillo y Brizuela del Moral, protagonizó el viernes último un verdadero escándalo y termino siendo echado de las oficinas de la empresa de Energía Catamarca SAPEM.

Al momento de ser atendido, Mott comenzó a regañarle a los gritos a la joven empleada de la EC SAPEM que, como cualquier usuario, debiera sacar número y esperar su turno. “Sabe quién soy yo: Hugo Alberto Mott, ex gobernador de la provincia de Catamarca; yo no soy cualquiera. Además cómo es que me emplazan a mí a cancelar una deuda. Le repito: soy Hugo Alberto Mott, ex gobernador de la provincia” gritaba.

El ex Gobernador había sido citado para que cancelara una vieja deuda con la distribuidora eléctrica; el trámite es de rutina, pero se ve que la bronca de Mott se acrecentó cuando tuvo que esperar, como cualquier hijo ‘e vecino, para ser atendido.

Tras el griterío de Mott, la empleada que en principio le pedía al ex Mandatario que se calmara, termino estallando en llanto porque su irascibilidad aumentaba y además pedía ser atendido por una autoridad de la empresa.

Para mala suerte del veterano ex Gobernador, fue el director obrero, Marcelo Berrondo, el convocado para “atender” a Mott.

Ya en la oficina de Berrondo, Mott reinicio el griterío en reclamo por la espera y el atrevimiento de emplazarlo a cancelar su deuda.

Primeramente Berrondo intento tranquilizarlo y explicarle de buena manera la política de la EC SAPEM con todos los deudores del servicio eléctrico, sea quien sea.

Nada podía hacer entrar en razón a Mott, que otra vez comenzó a gritar que había ocupado la gobernación y que a él no se le hacía eso.

Harto, indignado, Berrondo le contestó que la política con los deudores es para todos igual. Además, le dijo, “le pido que pague su deuda y se retire inmediatamente de la empresa. A los usuarios deudores que encima son atrevidos, los hacemos sacar con los efectivos de seguridad. No obligue a hacer algo que no quiero hacer”. 

Dicho y hecho. Mott no tuvo más que cancelar su deuda y marcharse silbando bajito por avenida Ocampo.

Comentarios