Teresita Chacur de Saavedra, emblema de la mujer peronista

A la edad de 79 años dejó de existir la Lic. Teresa Chacur de Saavedra, miembro de una tradicional familia catamarqueña, docente especializada en historia y reconocida militante, dirigente, funcionaria y legisladora peronista.
sábado, 2 de enero de 2021 12:12
sábado, 2 de enero de 2021 12:12

Fue esposa de Don Manuel Saavedra (fallecido), comerciante de la construcción, con quien formó un hogar ejemplar en cuyo seno nacieron sus hijos Fernando, Jorge y Cristian, con los cuales fundó el Instituto Médicos de la Comunidad (IMC), reconocido establecimiento de la salud, ubicado en esta Capital de Catamarca.

Su trayectoria política se forjó, siendo muy pequeña, en los albores del peronismo, que desde joven la contó como activa militante, siguiendo las conducciones partidarias encabezadas, en distintos períodos, por el ex gobernador Vicente Leonides Saadi, y más tarde por el también ex mandatario provincial Ramón Eduardo Saadi.

Entre sus referentes iniciales tuvo a Doña Eumelia Saadi de Rosales, hermana de Don Vicente, compartiendo la tarea partidaria y distintas funciones políticas con “compañeras” de las tallas de Edith Pretti de Luque, Ana “Monona” Castro, Nilda Pandolfi, Rosa de Olmedo, Dora Varela de Toloza, “Chichí” de Toloza y “Lita” de Verón, junto a su infatigable “ladera”, Doña María Manzzini.

Ellas la ungieron presidenta de la Rama Femenina de Catamarca y secretaria del sector en el Consejo Provincial del Partido Justicialista (PJ), durante la presidencia partidaria de Don Sebastián Corpacci.

Por su condición de docente, supo desempeñarse inicialmente en el Consejo General de Educación, pasando más tarde a las funciones legislativas como diputada provincial y hasta en la delicada labor de diputada constituyente durante la última Reforma Constitucional de Catamarca, en 1988.

Con trabajo territorial en el antiguo Cuartel 3ro. de la Capital, Teresita –como la llamábamos los peronistas- no tuvo límites jurisdiccionales para el desempeño de sus misiones proselitistas.

En distintos momentos de elecciones internas o generales, estuvo con los peronistas de Santa María respaldando las campañas de Don Arturo Albarracín, Carlos Schwartz o Manuel Amado. O en Tinogasta y Fiambalá, acompañando a Don Benigno Sosa, Ismael Hakim o Jorge Elías “el Gordo” Herrera. O en El Alto, asistiendo a su cuñado Fidel “Pocho” Sáenz y más tarde a los hermanos Marenco.

En este último “destino” la estuvimos secundando con el compañero, también diputado provincial y líder de la CGT (Confederación General del Trabajo) Catamarca, Pedro Armando “el Uto” Carrizo.

Aun transitando los caminos polvorientos de nuestro interior profundo, siempre de polleras o vestidos, lucía permanentemente impecable y hasta impactante, con su cabellera reluciente, adornada de enromes rulos, que primorosamente “cultivaba” cada noche en sus horas de descanso.

Fue una auténtica dama peronista, de las seguidoras de la obra de “Evita”, que, trasmitiendo su mensaje o llevando la acción solidaria y de justicia social a los sectores más humildes del pueblo, podía compartir las pompas de un acto académico e, igualmente, no le escabullía al bulto a la hora de caminar por las calles de tierra, como cuando el PJ daba los pasos fundaciones en el capitalino B° “Eva Perón”.

Esa, desde mis limitados imaginación y recuerdos, fue la compañera Teresa Chacur de Saavedra, que, seguramente, para sus consternados familiares y amigos ya es una irreparable y muy sentida pérdida, como también -y sin dudas- percibimos todos los peronistas de Catamarca.

Que brille para ella la luz que no tiene fin.

Victor “Paco” Uriarte

51
11